La alimentación es un componente básico para la salud y la calidad de vida. Es muy importante suministrar al organismo los nutrientes necesarios para la formación, crecimiento y reconstrucción de los tejidos. Una alimentación saludable y adecuada:

  • Es completa y variada en su composición con inclusión diaria de todos los nutrientes en sus proporciones adecuadas según la edad y circunstancias de la vida.
  • Se adapta a las necesidades y gasto energético de cada individuo.

En períodos de estrés, intensa actividad, o convalecencia, las necesidades podrían ser superiores al aporte vitamínico de la dieta habitual. Por este motivo podría requerirse una aportación adicional para compensar el déficit.

Alimentación, vitamina b1, vitamina b2, vitamina b12

Para que mi dieta sea equilibrada ha de contener:

  • Verduras y hortalizas
  • Productos lácteos
  • Carnes: alternando carnes rojas y blancas
  • Pescado
  • Hidratos de carbono (pasta, pan, patatas, legumbres, cereales)
  • Aceite
  • Dos litros de agua
  • Fibra (cereales y fruta)
  • Embutido y pastelería en poca cantidad
  • Consumo de sal y azúcar moderado
  • Vino y bebidas alcohólicas muy moderado o inexistente.

Hay que tener en cuenta que todos los alimentos son absolutamente necesarios, ningún grupo es más importante que otro.

¿Qué es una dieta desequilibrada?

La dieta o alimentación desequilibrada se produce cuando el consumo nutrientes es insuficiente para mis necesidades. Su carencia puede ocasionar síntomas como:

  • Alteraciones en el estado anímico y el sueño, provocando insomnio.
  • Sensación de cansancio y fatiga generalizada.
  • En casos de desequilibrio importante puede provocar una disminución de las defensas del organismo.
¿Por qué se produce un desequilibrio?

Existen dos situaciones causantes de que se produzca un desequilibro o déficit de nutrientes:

  • Hábitos: hábitos sociales, comida rápida por falta de tiempo, desproporcionada de alimentos, dietas restrictivas de adelgazamiento,..
  • Situaciones especiales: estrés, ansiedad, ejercicio físico intenso, estados de convalecencia, cambio de estación…  En estas situaciones, puede que no sea suficiente la dieta habitual y es necesario recurrir a un aporte vitamínico y mineral adicional.
Dieta equilibrada

Las vitaminas son sustancias consideradas nutrientes esenciales para el ser humano. Como el organismo humano no puede sintetizarlas, es necesario incorporarlas a través de la dieta. En condiciones normales una dieta equilibrada aporta las cantidades suficientes de nutrientes para el correcto funcionamiento del organismo. No obstante, si la dieta no es equilibrada o las necesidades vitamínicas están aumentadas puede requerirse un aporte vitamínico adicional.

Según la estructura química de las vitaminas encontramos:

  • Vitaminas hidrosolubles: Son vitaminas que se disuelven en agua, así pues, es frecuente que se pierdan en la cocción y ebullición de los alimentos.
    Todas aquellas vitaminas de este tipo que ingiramos y nuestro organismo no utilice, serán eliminadas por orina.  La única vitamina hidrosoluble cuyo exceso se almacena en el hígado para ser utilizada cuando sea necesario es la B12 o cianocobalamina.
    Las vitaminas de este grupo son la vitamina C y todas las vitaminas del grupo B.
  • Vitaminas liposolubles: Estas vitaminas no se disuelven en agua pero sí en grasas, por lo que el exceso que no utilizamos se almacena tejidos grasos de nuestro organismo.

A este grupo pertenecen las vitaminas A, E, D y K.

¿Qué funciones realizan?
Vitaminas hidrosolubles

Complejo de Vitaminas B: En este caso es un conjunto de vitaminas que forman el llamado complejo B. Este grupo de vitaminas  tiene una importante función a nivel de metabolismo y por tanto en el organismo y la regeneración celular.

El complejo de vitamina B está formado por:

  • Vitamina B1 o Tiamina: tiene una importante función en la obtención de energía a partir de los azúcares. También es esencial para el funcionamiento del corazón, los músculos y el sistema nervioso. El déficit de tiamina  puede causar irritabilidad, decaimiento, fatiga, falta de memoria y capacidad de concentración.
  • Vitamina B2 o Riboflavina:favorece el desarrollo y funcionamiento de la piel y el revestimiento del tracto digestivo.  Su carencia produce trastornos oculares, bucales y cutáneos, cicatrización lenta y fatiga.
  • Vitamina B3 o Niacina: ayuda al funcionamiento del aparato digestivo, la piel y los nervios. También es importante para convertir en energía los nutrientes. La consecuencia de un aporte insuficiente causa pelagra (enfermedad que provoca inflamación de la piel, problemas digestivos y deterioro mental).
  • Vitamina B5 o Ác. Pantoténico: es importante para que el organismo pueda absorber los nutrientes. La deficiencia de Vitamina B5 no es común.
  • Vitamina B6 o Piridoxina: Esta forma interviene en numerosas funciones del organismo tales como: la elaboración de sustancias cerebrales que regulan el ánimo, incremento de la energía gracias al consumo de grasas, formación de defensas y  glóbulos rojos (sangre). También aumenta la absorción de vitamina B12 y por tanto favorece la absorción del hierro evitando la aparición de anemia y consecuente cansancio.
  • Vitamina B8 o Biotina: la biotina es usada en el crecimiento celular, y en la degradación de grasas y azúcares. Su carencia provoca problemas cutáneos, perdida del cabello y fatiga.
  • Vitamina B9 o Ác. Fólico:ayuda al organismo a crear células nuevas. Su déficit provoca diarreas, pérdidas de peso, debilidad y desórdenes de conducta.
  • Vitamina B12 o Cianocobalamina: es la más común e importante del complejo B. Esta vitamina es necesaria para el funcionamiento y el desarrollo normal del cerebro, nervios, células sanguíneas, entre otros. La vitamina B12 es imprescindible para todas las células del organismo.
    Su déficit es debido a dietas pobres en carne, pescado y productos lácteos o  dietas vegetarianas estrictas. Esta carencia causa anemia perniciosa (problemas en los glóbulos rojos), y alteraciones en el sistema nervioso desencadenando problemas de memoria y depresión.
  • Vitamina C o Ác. Ascórbico: Su función primordial es como antioxidante disminuyendo la presencia de sustancias tóxicas. Ayuda al desarrollo de dientes, encías, huesos y cartílagos y favorece la absorción de hierro.
Vitaminas liposolubles
  • Vitamina A  o RETINOL: Interviene en la formación y mantenimiento de dientes sanos, detejidos blandos, tejidos óseos, en las mucosas y en la piel.  También juega un papel importante en el desarrollo de una buena visión y aumenta la función inmunitaria. La deficiencia de vitamina A causa problemas graves de visión produciendo una pérdida de sensibilidad a la luz verde seguida de ceguera nocturna.
  • Vitamina D o CALCIFEROL: Esta vitamina es la encargada absorber el calcio. Con esto contribuye a la formación y mineralización ósea, siendo esencial para el desarrollo del esqueleto. Las consecuencias del déficit de vitamina D ocasionan problemas óseos.
  • Vitamina E o TOCOFEROL: Su papel principal es degradar las sustancias tóxicas para el organismo. También actúa a nivel sanguíneo oxigenando la sangre y potenciando la regeneración de los tejidos. La carencia de vitamina E es poco común.
  • Vitamina K o FITOMENADIONA: Esta vitamina interviene principalmente en procesos de coagulación sanguínea, aunque también sirve para generar glóbulos rojos (sangre). Su déficit puede ocasionar problemas de cicatrización y anemia.
¿Cuántas vitaminas necesito?

Se entiende por cantidad diaria recomendada (CDR), la cantidad de un nutriente que una persona sana debe ingerir por término medio cada día, a través de la dieta, para mantener un buen estado de salud.

La cantidad diaria recomendada de vitaminas fijada por la CE es:

Vitamina CDR*
Vit. a o Retinol 0.8
Complejo B
B1 o TIAMINA
B2 o RIBOFLAMINA
B3 o NIACINA
B5 o ÁC. PANTOTENICO
B6 o PIRIDOXINA
B8 o BIOTINA
B9 o ÁCIDO FÓLICO
B12 o CIANOCOBALAMINA
1.10
1.14
16.00
6.00
1.40
0.05
0.20
0.025
Vit. C o ÁC. ASCÓRBICO 80
Vit. D o CALCIFEROL 0.005
Vit. E o TOCOFEROL 12
Vit. K o FITOMENADIONA 0.075

* unidades de mg/día. (Directiva 2008/100/CE de la comisión)

Vitaminas

Los aminoácidos son compuestos que se combinan para formar proteínas. Las proteínas tienen dos funciones fundamentales: función esquelética y la enzimática (degradación de los alimentos).

Clasificación

Los aminoácidos se pueden clasificar en:

  • Aminoácidos no esenciales: el cuerpo es capaz de sintetizarlos y por tanto, no es necesaria su ingesta adicional. Los aminoácidos no esenciales son: alanina, asparagina, aspartato, cisteína, glutamato, glutamina, glicina, hidroxilisina, hidroxiprolina, prolina, serina y tirosina.
  • Aminoácidos esenciales: son aquellos que el organismo no puede sintetizar y por tanto, tienen que provenir de la dieta. En este grupo encontramos: arginina, fenilalanina, histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, treonina, triptófano y valina.
¿Cuál es su función?
  • Alanina: es uno de los aminoácidos más usados en la síntesis de las proteínas y en la degradación de la glucosa.
  • Arginina: mejora el flujo sanguíneo y estimula la producción de insulina.
  • Aspartato y Glutamato: son útiles para el intercambio de energía entre los tejidos y la disminución de la fatiga y el cansancio. el glutamato además se utiliza para sintetizar la asparagina y prolina.
  • Cisteína, Glicina y Serina: actúan en muchas reacciones químicas del organismo degradando los alimentos para obtener energía. también intervienen en la eliminación de toxinas del organismo.
  • Fenilalanina y Tirosina: son efectivas en tratamientos antidepresivos ya que modifican los niveles de las hormonas que regulan el estado de ánimo. 
  • Glutamina: su existencia en músculos del cuerpo y sangre ayuda a la reparación de las fibras musculares, disminuye la fatiga y aumenta la presencia de oxigeno. en situaciones de estrés, traumas o infecciones,  juega un papel importante disminuyendo el riesgo de infección.
  • Histidina: es utilizada en enfermedades alérgicas, úlceras y anemia. es importante también tanto para la producción de glóbulos rojos como blancos en la sangre.
  • Isoleucina, Leucina y Calina: pueden ser convertidas en glucosa aportando energía al organismo, estimulan el crecimiento y la reparación de tejidos.
  • Lisina: desempeña un papel central en la absorción del calcio, en la formación del músculo y en la recuperación de intervenciones quirúrgicas o lesiones.
  • Metionina y Treonina: ayudan al hígado en sus funciones generales de desintoxicación.
  • Triptófano: interviene en la regulación de la relajación y el sueño para la mejora de la ansiedad, el insomnio y el estrés.
Aminoácidos

La carnitina es una molécula sintetizada en el hígado, riñones y cerebro a partir de aminoácidos esenciales como la lisina y la metionina. También es conocida como vitamina B11 aunque no se clasifique como tal.

¿Qué me aporta la carnitina?

La función principal de la carnitina es la degradación  de ácidos grasos y con ello un importante aporte de energía al organismo. Disminuye los estados de fatiga y cansancio a la vez que aumenta la energía.

¿De dónde obtengo la carnitina?

La principal fuente proviene de las carnes rojas, no obstante, la gran cantidad de la carnitina en nuestro organismo es sintetizada a partir de la isina con ayuda de la metionina y las vitaminas C (ácido ascórbico), vitamina B3 (niacina) y la vitamina B6 (piridoxina). Cualquier deficiencia de estos nutrientes implica una deficiencia importante de carnitina.

¿Qué consecuencia tiene su déficit?

La deficiencia de carnitina más frecuente se produce a nivel muscular. Sin la cantidad suficiente de carnitina el músculo no puede degradar ácidos grasos y proporcionar energía, por tanto, aumenta la fatiga y el cansancio. Las causas más conocidas de la deficiencia de carnitina son el estrés, el consumo abundante de lípidos (grasas), el déficit de lisina y/o metionina, deficiencia de hierro, vitamina C, B3 o B6 y los problemas hepáticos y/o renales.

Carnitina, L-carnitina

El inositol es un componente básico para las células que podemos encontrar en cerebro e hígado. Los principales órganos productores de este nutriente son la mucosa intestinal, cerebro, sistema nervioso, hígado o riñones. Extraoficialmente se considera un compuesto del grupo vitamínico B.

¿Qué beneficios tiene su consumo?

El inositol es un componente esencial en las membranas celulares y es necesario para el buen estado de las células nerviosas. Es útil para mejorar estados de ánimo decaídos/depresivos, ayuda a descansar y mantenerse relajado.

¿Cuáles son las fuentes de inositol?

La mayor fuente de inositol proviene de la ingesta de hígado, vísceras,  carnes y todos los productos lácteos. También se puede obtener inositol a partir de los cereales integrales, cítricos, judías y las nueces.

¿Qué problemas ocasiona su déficit?

El inositol interviene en el equilibrio de nutrientes de las células nerviosas, la falta de esta vitamina puede producir angustia, insomnio, nerviosismo, depresión, estrés fobias o temores. Problemas que podrían desaparecer con la ingesta adecuada de este nutriente.

La carencia se manifiesta también como dermatitis e eccemas cutáneos, problemas en el cabello (debilidad o caída), problemas circulatorios y problemas de visión nocturna.

Ionostol

Astenolit ampollas, Astenolit sobres